En Pascua celebramos la victoria de la Cruz

En Pascua celebramos la victoria de la Cruz

Te adoramos, oh Cristo, y te

bendecimos, porque por tu Santa

Cruz redimiste al mundo.

Este año el Domingo de Pascua cae el 1 de abril, que en la cultura popular es el Día de los Inocentes, asociado con bromas y chistes que atrapan a una persona desprevenida. Cuando eso sucede, la persona que juega la broma le grita ‘April Fool’ a la persona que fue sorprendida por la broma. Existe una antigua tradición ortodoxa rusa que el día después de Pascua se dedica a contar chistes como una forma de imitar la broma que Dios le dio a Satanás en la resurrección de Jesús.

Se puede decir que la muerte fue tomada por sorpresa en esa primera mañana de Pascua cuando Cristo rompió su dominio y se levantó de sus garras. Dios se burló de la muerte con la Resurrección de Jesús. La muerte, resultado del pecado de Adán y Eva y heredada por sus descendientes, encontró su par en Jesús de Nazaret y se volvió insensata debido a Él. La muerte no podía encadenar a Dios que en la Cruz entró completamente en su oscuridad solo para romper sus

cadenas.

Para los cristianos, la cruz es el signo de la victoria de Dios sobre el pecado y sus consecuencias, como la muerte. En la cruz, la salvación se logró mediante el sacrificio de Cristo, cuyo poder todopoderoso batió la muerte. Ninguna tumba podría contener a Dios. Cristo, que fue sacrificado en la muerte en la Cruz, surgió de su desolación. Su tumba está vacía y su cruz se mantiene orgullosa como el signo de la ofrenda victoriosa de Jesucristo.

La señal de la Cruz tiene un lugar de orgullo en nuestras oraciones que comienzan y terminan con su signo; el signo de la cruz acompaña la celebración de cada sacramento; el signo de la Cruz se coloca en nuestros edificios; se lleva alrededor de nuestros cuellos y la Cruz destaca su ubicación en el santuario de nuestras Iglesias. Allí muestra la conexión entre el sacrificio que tiene lugar en el Altar del santuario y el sacrificio que tuvo lugar en la Cruz. El sacrificio de Cristo se hace presente y se recuerda en el Altar. La efusión de la vida divina y nuestra participación en ella tienen lugar en el Altar. Miramos HACIA LA cruz por vida; miramos A LA cruz por vida: la ofrenda de Dios de la vida de Jesús para nuestra salvación.

La Iglesia ha dado instrucciones claras de que se debe colocar una Cruz en el santuario cerca del Altar y es para mostrar al Salvador crucificado. Durante los cambios litúrgicos poste-riores al Concilio Vaticano II, algunas parroquias colocaron una imagen de Cristo Resucitado en el santuario. Si bien tal imagen tiene un valor religioso, no representa el amargo sacrificio de la Cruz ni la ofrenda de Dios en la Cruz. Esa ofrenda se repite en la Eucaristía. La Iglesia instruye que la imagen del Señor Crucificado tenga un lugar de honor en el área del Altar. “La Cruz con la imagen de Cristo Crucificado es un recordatorio del misterio pascual de Cristo. Nos lleva al misterio del sufrimiento y hace tan-gible nuestra creencia de que nuestro sufrimiento, cuando estamos unidos con la pasión y muerte de Cristo, conduce a la redención”. (Construido de Piedras Vivientes, USCCB # 91)

He pedido que para el primer domingo de Adviento 2018 cada parroquia cumpla con las regulaciones litúrgicas con respecto a la imagen del Salvador Crucificado en la Cruz. Cristo entró en la muerte para ser resucitado de ella. La crucifixión llevó a la Resurrección. Es muerte para la vida, es vida pero vida después de la muerte. Esa ofrenda sacrificial se hace presente en el Altar en cada celebración de la Sagrada Eucaristía y participamos en ella. La cercanía de la Cruz en el santuario es un vivido recordatorio de la misma ofrenda hecha presente a través de la oración de la Sagrada Eucaristía y nuestra participación en ella.

En Pascua celebramos la victoria de la Cruz. Una victoria que Dios ha ganado para nosotros. En Pascua nos gloriamos en la Cruz porque en ella se logró nuestra salvación. El pecado y la muerte fueron ridiculizados por la victoria que sobre ellos tuvieron la Cruz y la Resurrección de Jesucristo.

San León Magno, en el siglo V, escribió acerca de la Cruz: “¡Oh maravilloso poder de la Cruz! ¡Oh gloria indescriptible de la pasión que se convirtió en el tribunal del Señor, el juicio del mundo y el poder del Crucificado! ¡Desde tu Cruz, atraes todas las cosas hacia ti, oh Señor! Tu Cruz es la fuente de todas las bendiciones, la fuente de todas las gracias, y a través de ella, los creyentes reciben fuerza a cambio de debilidad, gloria a cambio de vergüenza, vida a cambio de muerte”.

Que las bendiciones del Señor crucificado estén con cada uno de ustedes y sus seres queridos durante este tiempo santo de Pascua cuando celebremos por cincuenta días la victoria de Dios en la Cruz.

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.