La devoción al Sagrado Corazón de Jesús

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús

La solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús se celebra en el mes de junio. La devoción al Sagrado Corazón de Jesús es una de mis devociones favoritas que sospecho se remonta a mi infancia durante la cual esta devoción fue muy popular. Todavía puedo escuchar el canto robusto del himno, “Al Ardiente Corazón de Jesús”, que tuvo lugar en mi iglesia parroquial en un momento en que cantar en la iglesia era algo raro para los Católicos. La misa y las devociones del primer viernes fueron muy populares con una amplia participación de los fieles. La imagen de Cristo con Su corazón ensangrentado expuesto y su mano señalándolo estaba en todas partes. Las revelaciones a Santa Margarita María Alacoque, una religiosa francesa del siglo XVII, fueron bastante influyentes en la iglesia. Ella ayudó a popularizar la devoción.

Cuando estaba estudiando teología en el seminario y me presentaron las brillantes reflexiones sobre la devoción al Corazón de Jesús por el teólogo alemán Karl Rahner, SJ, estaba convencido de su importancia. Me habló; me ayudó a orar mejor y a entenderme a mí mismo en relación con el misterio de Dios.

El poder de esta devoción me lo demostraron mis feligreses Latinos en la parroquia de Santa Teresa, en el extremo este de Manhattan. Cada año, los parroquianos organizan una novena para preparar la Fiesta del Sagrado Corazón. Tomaba la forma de oraciones tradicionales de novena, las Letanías e himnos en honor al Sagrado Corazón de Jesús y la Bendición del Santísimo Sacramento. Estos ejercicios en la iglesia fueron seguidos por diálogos en grupos pequeños sobre temas que fueron seleccionados por los organizadores de la novena.

Hasta el día de hoy, recuerdo algunos de esos temas: el Corazón Herido de Jesús se conecta con nuestros corazones quebrantados que necesitan el amor de Dios; el Corazón Generoso de Jesús nos invita a entregarnos nosotros mismos en nuestras relaciones; el Corazón Salvador de Jesús que vino a la tierra para salvarnos; el Corazón Cariñoso de Jesús se inflamó, ardiendo en llamas con el amor de Dios por todos.

También recuerdo algunas de las ideas maravillosas de los participantes en los diálogos de grupos pequeños. Una noche, sentado en uno de los grupos, escuché a una mujer que dijo sobre el Corazón de Jesús: “hay lugar para todos en el corazón de Jesús, incluso para mi hijo drogadicto”. Sí. Sí. Sí. Pensé. Ahí está. Nadie, ni siquiera el peor pecador, está excluido del amor de Dios, hecho carne en Jesús de Nazaret. Esta es una de las muchas lecciones importantes que nos ofrece la devoción al Sagrado Corazón.

En otra ocasión, escuché a un hombre hablar sobre su matrimonio herido y el dolor que le causó a él, a su esposa e hijos. Habló sobre el Corazón de Jesús invitándolo a curar esos dolores al restaurar las relaciones entre él, su esposa y sus hijos. Nuevamente, la devoción conectada con una situación de la vida real. Él vio sus relaciones matrimoniales y familiares rotas conectadas con el Corazón roto del Señor Jesús en quien buscaba sanación.

El Sagrado Corazón de Jesús simboliza la infinita misericordia de Cristo. Significa el manantial de la vida. Algunas veces nuestros corazones son temerosos, apretados, fríos, irritables, sin amor, preocupados, etc. Necesitamos ir al Corazón del Señor que fue traspasado en la Cruz para mostrar la profundidad del amor de Dios por nosotros. El Señor nos invita con estas palabras: “Vengan a mí, todos los que trabajan y están cargados, y les daré descanso. Toma mi yugo sobre ti, y aprende de mí; porque soy noble y humilde de corazón; y encontrarás descanso para tu alma. Porque mi yugo es leve y mi carga

ligera”.

La imagen familiar del Sagrado Corazón nos invita a la calidez del fuego de su amor divino; en donde podemos experimentar ser amados por Dios, una experiencia que muchos necesitan. La creencia en el amor de Dios es fundamental para nuestra fe. La imagen del Corazón de Jesús dice muy gráficamente al espectador, te amo y he sufrido por ti. Mis sufri-mientos han reparado nuestra relación. Puedes ayudar a la obra de reparación con tu ofrenda a Dios en tus luchas y dificultades.

La devoción al Corazón de Jesús nos atrae hacia la Persona de Jesucristo que se ha revelado en el tiempo y en el espacio por amor a nosotros; quien en Su Pasión y Muerte ha mostrado la extensión del amor de Dios por nosotros; y quien nos enseña a amar a Dios y tener caridad hacia nuestro prójimo.

Al Sagrado Corazón de Jesús sea la alabanza y gloria por los siglos de los siglos. Amén.