María es la Madre de la Iglesia

María es la Madre de la Iglesia

(CNS photo/courtesy Archdiocese of Detroit)

El lunes 21 de mayo celebré la Misa de María, la Madre de la Iglesia por primera vez. El Papa Francisco recientemente puso este Memorial en el calendario litúrgico universal de la Iglesia. Declaró que sería una celebración anual el lunes siguiente al Domingo de Pentecostés. Tiene sentido que María sea honrada con el título ‘Madre de la Iglesia’. Ella estuvo presente en Pentecostés cuando el Espíritu Santo llenó las vidas de los seguidores de Jesús que se convirtieron en su Iglesia por el poder y la presencia del Espíritu. María estuvo presente cuando el Espíritu dio vida a la Iglesia de su Hijo Divino. El Santo Padre sabiamente ha asociado la fiesta de María con el Pentecostés.

Fue en Pentecostés que la misión de la Iglesia fue posible. Esa misión es anunciar la Buena Nueva; es evan-gelizar; es predicar y enseñar a Jesucristo. El octavo capítulo de la Constitución Dogmática sobre la Iglesia, Lumen Gentium (Vaticano II), se titula “La Santísima Virgen María, Madre de Dios en el Misterio de Cristo y la Iglesia”. Los Padres del Concilio enseñaron que el papel de María en el plan de la salvación está conectada a Cristo y a la Iglesia.

En las Compilaciones del Misal Romano para el Memorial de María, la Madre de la Iglesia expresa esta relación cuando reza:

Oh Dios, Padre de las Mercedes, cuyo Hijo Unigénito, mientras colgaba de la Cruz, eligió a la Santísima Virgen María, su Madre para ser también nuestra Madre, concede que oremos para que con su amorosa ayuda tu iglesia sea más fructífera día a día…

Cuando colgado en la Cruz, Cristo nos dio a su Madre y cuando la Iglesia estaba en oración esperando el Espíritu Santo prometido, María estuvo presente con los seguidores de Jesús. María, dada como la Madre de la Iglesia en la Pasión del Señor; María en el Pentecostés que sirve a la Iglesia para la vida.

Otros dos eventos reúnen a María y la Iglesia: la Encarnación y la Asunción de María a la gloria. En la Encarnación de la Palabra de Dios, María nutrió a la iglesia desde sus comienzos, en su vientre; era la Madre de la Iglesia cuando la Palabra de Dios tomó su carne. Desde su Asunción, ella acompaña a la Iglesia con amor maternal; la Madre de la Iglesia en gloria, el destino de los miembros de la Iglesia.

Ella es la Madre de nosotros que somos la Iglesia. A través de la Iglesia, ella nos guía hacia Él y nos anima a vivir como sus discípulos. En nuestra Iglesia, como Madre Santísima, ella ocupa un lugar de honor. El mes de mayo es una época del año en la que se le honra especialmente. “Mayo es el mes de María”. Así comienza el poema MAGNIFICAT DE MAYO por el poeta jesuita Gerard Manley Hopkins.

Me di cuenta de esto cuando estuve con los niños de la escuela elemental Cape Trinity Regional School en Wildwood para la tradicional devoción de la Coronación de la Santísima Madre. Con dulces voces, los niños cantaron, “Oh María, te coronamos con flores hoy, Reina de los Ángeles, Reina de Mayo.” Mientras tanto, dos niñas con sus vestidos de su primera comunión acompañadas de dos niños con sus trajes de su primera comunión orgullosamente rodearon la estatua de la Santísima Madre y colocaron amorosamente flores en su altar y una corona de flores de primavera en su cabeza. Los estudiantes de Pre K hasta octavo grado observaron atentamente la ceremonia mientras oraban y cantaban a la Madre del Señor a quien se le había puesto una corona, y vestimenta real para nuestra Reina Celestial.

El Papa Francisco, en su reciente exhortación apostólica Gaudete y Exultate (Alegraos y Regocijaos), concluye la instrucción diciendo acerca de María: “Ella es esa mujer que se regocijó en la presencia de Dios, que atesoró todo en su corazón, y que permitió ser atravesada por una espada. María es la Santa entre los santos, bendita sobre todos los demás. Ella nos enseña el camino a la santidad y camina siempre a nuestro lado”. (# 176)

Mientras escuchaba a los niños cantar el himno de Lourdes con su coro familiar “Ave, Ave, Ave María” y repitiendo “Ruega por nosotros” cuando un estudiante leía en voz alta los muchos títulos de María de la Letanía de la Santísima Virgen María, no pude evitar pensar que estos niños y yo estábamos siendo llevados hacia Jesús por su Madre María, que es nuestra Madre. Ella nos ayuda a hacer lo que ella hizo — ofrecernos nosotros mismos a Dios — y a través de la Iglesia, nos da a Jesús. Ella es la Madre de la Iglesia.

Categories: Español/Spanish