Obispo Galante, con amoroso aprecio

Obispo Galante, con amoroso aprecio

Foto por James A. McBride

Comparto con ustedes los comentarios que hice en la celebración de la Misa en la Catedral de la Inmaculada Concepción, el domingo 10 de diciembre, en la celebración Diocesana del aniversario de plata (25 años) de la consagración episcopal de nuestro Obispo Emérito Joseph Galante.

Nuestra celebración de hoy tiene lugar entre dos fechas importantes en la historia de la Diócesis de Camden. Ayer, 9 de diciembre fue el 80º aniversario de la creación de la Diócesis de Camden por el Papa Pío XI en 1937 y mañana 11 de diciembre es el 25º aniversario del séptimo obispo diocesano de Camden, nuestro homenajeado, el Obispo Joseph Anthony Galante.

Veinticinco años es ciertamente algo histórico. Un aniversario de plata es un logro que nos ofrece un momento para reflexionar sobre la bondad de Dios y las muchas maneras que Dios nos revela esa bondad.

Estamos muy agradecidos por los años del ministerio sacerdotal y episcopal del Obispo Galante, que comenzó en Filadelfia y lo llevaron a Roma, Brownsville, San Antonio, Beaumont, Dallas y finalmente al sur de Nueva Jersey. Obispo, inspirado en su lema episcopal de “Tener la Mente de Jesús,” usted trabajó para revelar la presencia del Señor a través de su ministerio en cada una de sus tareas, ya fueran experiencias agradables o desafiantes. Como un Obispo de la iglesia, usted cuidó de sus ovejas en el nombre de Jesús, guiándolas, enseñándoles y santificándolas.

Para cada uno de nosotros – familia, amigos, diáconos, sacerdotes, obispos, mujeres y hombres consagrados y los representantes de las parroquias e instituciones de Camden, usted ha sido hermano y padre. Por eso, estamos encantados de estar hoy con usted en acción de gracias a Dios por sus veinticinco años de ministerio episcopal y con una amorosa admiración y merecido reconocimiento para usted, Obispo Joseph Anthony Galante.

Que Nuestra Señora de Guadalupe, en cuya vigilia usted fue ordenado para el episcopado, continúe intercediendo por usted para que Dios siga bendiciéndole y a través de usted nos bendiga a nosotros y a nuestra diócesis en sus 80 años.

Ad multos annos gloriosque annos.