Programa de Madrinas: Embajadoras para Familias Hispanas en las Escuelas del Sur de New Jersey

Programa de Madrinas: Embajadoras para Familias Hispanas en las Escuelas del Sur de New Jersey

Traducido por: Marianela Nuñez

GIBBSTOWN – Al entrar en una de las aulas de la Escuela Regional Guardian Angels, Claudia Trani-Melgar fue recibida inmediatamente por los estudiantes de segundo grado, que saltaron de sus asientos al verla llegar.

“¡Buenos días, Maestra Claudia!”. Fue el saludo de los estudiantes que apropiadamente utilizaban la palabra “maestra” para dirigirse a la instructora de español de la escuela.

El año pasado la maestra Claudia recibió otro título: “Madrina”.

Trani-Melgar es una de las nueve personas que sirven las escuelas católicas del sur de Jersey, en una iniciativa del programa de inscripción latina de las escuelas católicas de la diócesis de Camden.

Las madrinas sirven como embajadoras de la escuela y dan la bienvenida a familias hispanas nuevas y actuales, todas con el objetivo de “proveerles acceso a la educación católica”, dijo Trani-Melgar.

Claudia conoce bien su escuela y durante los últimos siete años la mujer nacida en Bolivia ha enseñado su primera lengua, el español, a los estudiantes de PreK-8 en Guardian Angels Regional School. Sus hijos, Luciano, ahora en quinto grado y Gianna en tercero, están matriculados en la escuela.

Ella también tiene experiencia difundiendo mensajes, habiendo sido escritora para dos periódicos, el Courier Post y el periódico Al Día en Filadelfia.

Estas cualificaciones la hicieron una candidata ideal para llegar a las familias hispanas, dijo Marianela Nuñez, encargada del Programa de Inscripciones de Latinos.

Este verano pasado, Trani-Melgar se dirigió a las familias que asistían a las misas en español en Santa Clara de Asís en Swedesboro y en San Gabriel, Carneys Point, explicándoles el valor de la educación católica para sus hijos y aliviando los miedos financieros de las familias presentes. Su mensaje: “vamos a ayudarlo (usted) a hacerlo asequible”, algo muy importante para las familias que mostraron interés.

“Los párrocos de estas parroquias (el padre David Grover y el padre Chuck Colozzi) han apoyado nuestros esfuerzos “, dijo. Actualmente, 13 estudiantes hispanos están matriculados en Guardian Angels, estudiando en los campus de Gibbstown y Paulsboro. Desde el momento en que ingresan a la escuela, Trani-Melgar “hace que las familias se sientan como parte de la comunidad”, dijo Nuñez, ella les está ayudando con los documentos; coordina los encuentros mensuales de la comunidad escolar; y hace coincidir a una nueva familia hispana con una familia ya establecida para apoyo y compañerismo.

“Queremos asegurarnos de que se sientan parte de esta comunidad, con la fe como centro unificador”, dijo Trani-Melgar.

La Hermana Jerilyn Einstein, directora de la escuela Guardian Angels, dijo que la “exuberante personalidad y entusiasmo” de Trani-Melgar es un bien muy necesario para la escuela y las comunidades parroquiales, asegurando así, que nuestras familias latinas se sientan como en casa amadas y apoyadas.

Como profesora de español para toda la comunidad escolar, además de su papel como Madrina, Trani-Melgar “puede ayudar mucho a todos nuestros niños y familias enseñando aceptación, e inculcando en ellos el aprecio por otras culturas y tradiciones”, agregó la hermana Jerilyn.

Nuñez y Trani-Melgar esperan que a medida que las familias se adapten, ellos mismos les dirán a sus vecinos sus experiencias positivas y les convencerán de que inscriban a sus hijos en la escuela.

“La esperanza es que creemos el momento para impulsar y avanzar la campaña”, expresó Nuñez.

Con su nuevo papel en la escuela, junto con las otras ocho madrinas que se conectan con familias hispanas, Trani-Melgar ve esperanza.

“Me siento afortunada y bendecida de cambiar la vida de tantos niños”.

No sólo las vidas de los estudiantes hispanos que van atravesando las puertas, sino la de todos los estudiantes, haciendo nuevos amigos y abrazando culturas diferentes.

“Anteriormente en mis clases de español, cuando preguntaba por qué querían aprender español, los estudiantes me decían que querían aprender porque les ayudaría cuando fueran a un lugar exótico para vacaciones”, dijo. “Ahora, mis estudiantes me dicen que quieren aprenderlo, para poder hablar y practicar con sus compañeros de clase”.

An English language version of this article was printed in the Jan. 27 Catholic Star Herald.

About Author