Un objetivo que podemos alcanzar juntos

Un objetivo que podemos alcanzar juntos

Queridos hermanas y hermanos en Cristo,

Después de mi llegada a la diócesis, expuse los tres principales objetivos pastorales que debían atenderse: aumentar las vocaciones al sacerdocio, la disponibilidad y el acceso a las escuelas católicas, y la estabilidad financiera de la diócesis y de cada parroquia. Hemos logrado avances significativos en las áreas de vocaciones y escuelas católicas. Nuestro próximo reto es el maximizar los recursos en cada una de nuestras parroquias y en la diócesis para poder enfrentar los crecientes desafíos de anunciar la alegría del Evangelio a todos los hombres y mujeres del sur de Nueva Jersey.

La exhortación apostólica EVANGELII GAUDIUM (La Alegría del Evangelio) del Papa Francisco, nos alienta a convertirnos en una Iglesia misionera que realiza su ministerio en las

periferias de la sociedad. “El ministerio pastoral es la acción misionera que busca abandonar la actitud complaciente que dice: ‘siempre lo hemos hecho así’. Los invito a todos a ser audaces y creativos en la tarea de repensar los objetivos, el estilo, las estructuras y los métodos de evangelización en sus respectivas comunidades. Lo importante es no caminar solo, sino confiar el uno en el otro como hermanos y hermanas “. (EG # 33)

Para cumplir este mandato del Santo Padre,

debemos invertir nuestro tiempo, talento y tesoro en nuestras comunidades parroquiales. Por lo tanto, es hora de que nos unamos en una campaña diocesana para recaudar fondos, algo que no ha ocurrido en nuestra diócesis por más de dos décadas. Este esfuerzo histórico no es tanto para mover “ladrillos y cemento”, sino más bien para renovar “la carne y la sangre” de nuestras parroquias, las escuelas católicas y los ministerios de nuestra Iglesia misionera.

El tema de nuestra campaña Católicos Fuertes, no es solo una frase publicitaria. Es un objetivo que podemos alcanzar juntos.

Para lograr esto, debemos: invertir en programas de evangelización especialmente diseñados para jóvenes y adultos jóvenes; fortalecer los programas de formación en la fe para familias, adultos y niños; alentar el desarrollo profesional de los ministros y el personal administrativo de la parroquia; y continuar expandiendo nuestros programas de servicio social a la comunidad. De esta manera, llevamos las verdades de nuestra fe católica a más personas, servimos a nuestros vecinos espiritualmente y prácticamente, y sentamos las bases para el futuro de nuestra Iglesia en el sur de Nueva Jersey.

Nuestra fe es una fe gozosa que sigue la misión de Jesucristo. Católicos Fuertes es un llamado a hacer que esta misión esté más presente en el sur de Nueva Jersey, mediante la formación de los ministerios en nuestras parroquias, utilizando programas de evan-

gelización. Católicos Fuertes es un esfuerzo singularmente diferente de otras iniciativas diocesanas porque el 70% de todos los fondos recaudados permanecerán en la parroquia y el 30% de los dólares recaudados se devolverán a la diócesis donde iniciativas serán implementadas en la oficina de escuelas católicas, servicios de salud Vitality, servicios de prevención de adicciones, evangelización y asistencia legal .

Católicos Fuertes y la Campaña Anual del Obispo para la Casa de la Caridad son diferentes, y ambas son iniciativas vitales para nuestras parroquias y la diócesis. Al considerar tu apoyo a la campaña Católicos Fuertes, te pido que también continúes apoyando la Casa de la Caridad.

Les pido a cada uno de ustedes que consideren, en oración, la mejor manera de contribuir a su parroquia y a toda la comunidad católica del sur de Nueva Jersey, para que podamos ser discípulos misioneros más fuertes. Espero que hagan preguntas, ofrezcan soluciones y actúen como buenos administradores de nuestra fe. Que seamos Católicos Fuertes para garantizar, ahora y en el futuro, una Iglesia activa y comprometida, en el sur de Nueva Jersey.

Agradecido por el privilegio de servirles como su obispo, y con la firme esperanza de un gran futuro para nuestra Iglesia en el sur de Nueva Jersey, quedo de ustedes,

Sinceramente en Cristo,

Reverendísimo Dennis J. Sullivan D.D.

Obispo de Camden

Categories: Español/Spanish