Una experiencia única de nuestra iglesia local

Una experiencia única de nuestra iglesia local

Desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Pascua, celebré la liturgia en seis parroquias en nuestra diócesis, lo que me proporciona una experiencia única de nuestra iglesia local. Permítanme compartir con ustedes algo de lo que vi y algo de lo que prediqué en cada parroquia.

El Domingo de Ramos en la Catedral de la Inmaculada Concepción en Camden, la procesión al aire libre que recuerda la entrada triunfal del Señor a Jerusalén fue

-animada y bien organizada. El coro de la Catedral alentó a los fieles con palmas en la mano a cantar Hosannas al Hijo de David. La Ciudad Invencible puede usar muchas oraciones para alabar a Dios haciendo eco alrededor de sus calles desafiantes. Fue una marcha gozosa del pueblo de Dios en esa fría mañana en la calidez y la bienvenida de nuestra Catedral.

Hablé sobre la obediencia de Jesús a la voluntad de su Padre y la obediencia de la fe en Jesús que debemos tener. Los himnos preparados por los excelentes músicos y cantados por el coro con la sólida participación de los fieles demostraron el poder de orar en la Iglesia cantando. Eso no solo sucede. Requiere práctica, estímulo, talento y alegría que los músicos, el coro y los fieles de la parroquia de la Catedral tienen en abundancia.

El martes en Semana Santa, concelebré la Misa Crismal con más de 225 de nuestros sacerdotes durante los cuales renovaron sus promesas sacerdotales que hicieron en su día de ordenación. Los Aceites Santos fueron bendecidos y el Santo Crisma consagrado. La vida sacramental de la iglesia usa los Aceites Santos en el Bautismo, la Confirmación, la Unción de los enfermos y moribundos y la Ordenación de obispos y sacerdotes. También asistieron 54 de nuestros diáconos permanentes que ministran el Aceite de los Catecúmenos y el Santo Crisma en el Bautismo.

En mi homilía me centré en la configuración de Cristo en el sacerdote ordenado que lo distingue del sacerdocio de todos los bautizados. Está consagrado para servir al rebaño de Dios por ministerio sacramental, predicando la Palabra de Dios, cuidando y orando por la gente en cooperación con su obispo a quien ha prometido obediencia. Fue alentador tener fieles de toda la diócesis participando en esta misa anual y orando por sus sacerdotes. Nuestros semina-ristas sirvieron. Gracias a Dios que los números están aumentando. Sin embargo, necesitamos desesperadamente más sacerdotes ordenados para el servicio de y para la Iglesia.

El Jueves Santo se celebró en la parroquia de los Santos Pedro y Pablo en Turnersville. Esa noche santa fue guardada muy sagrada por los feligreses. El lavado de los pies a imitación de la misma acción de Jesús en la cena de la Pascua para enseñar a sus seguidores a servir unos a otros con caridad. Mujeres, hombres, niños, adolescentes, que representaban a toda la parroquia, caminaron descalzos al santuario para tomar asiento en la ceremonia. El recuerdo del Señor fue evidente esa noche en la solemnidad de la celebración. En la homilía, reflexioné sobre guardar su memoria, es decir, hacerlo presente sacramentalmente y presente en nuestras vidas. El párroco y el personal de la parroquia asistieron diligentemente a cada detalle de la Misa de la Cena del Señor. La

procesión silenciosa de todos los fieles al terminar la Misa para salir de la Iglesia hacia el Altar del Reposo en el Centro Parroquial se describiría mejor como una caminata muy orante del pueblo de Dios que acompaña al Santísimo Sacramento con gran

devoción. Todos sabían que el Santo Triduo, una época sagrada del año, había comenzado.

Un momento destacado de la Liturgia del Viernes Santo en la parroquia de Santa Gianna fue la Adoración de la Cruz. Los ministros se acercaron humildemente a la Cruz descalzos y la congregación los siguió con gran reverencia en procesión silenciosa a la Cruz. Fui testigo de la profunda fe de nuestra gente. La fe que conecta al Salvador Crucificado con cada uno que adoró la Cruz. Los padres trajeron a sus hijos, incluso a los bebés, a quienes animaron a besar o tocar la Cruz. Al presenciar tal piedad familiar, solo podía pensar con tristeza en los muchos hijos cuyos padres no modelan ni alientan la fe de sus hijos.

Hablé sobre la confianza que necesitamos para acercarnos al trono de la gracia como lo alienta el autor a los Hebreos. Una confianza que incluye la Cruz. No hay fe Cristiana sin la Cruz. No hay Cristo sin la Cruz. No hay salvación sin la Cruz. Desafortunadamente, muchos no comprenden esta verdad. La educación y la formación en la fe es una necesidad seria para las personas de todas las edades en toda la diócesis.

Un joven y una joven fueron bautizados en San Vicente de Paul en Mays Landing en la Vigilia Pascual del Sábado Santo. ¡Católicos Nuevos! ¡Alabado sea el Señor! Otros cinco jóvenes adultos completaron su iniciación sacramental en Cristo y Su Iglesia esa noche de todas las noches la cual vio a Cristo resucitar de entre los muertos. Encendimos el Fuego Pascual para romper la oscuridad de esa noche en la cual Cristo rompió las cadenas de la muerte en Su Resurrección. Su Luz continúa extendiéndose en nuestro mundo oscurecido a través de Sus seguidores que comparten la nueva vida del Bautismo. Niños de la Luz. Bañados en las aguas del Bautismo.

Cada detalle de esa liturgia complicada se hizo como la Iglesia quiere que se haga. Un testimonio para el párroco y sus asociados. Prediqué acerca del Fuego, Palabra, Agua y Eucaristía, ¡cada uno

proclama que Jesús vive! Aleluya, ¡Hurra por Dios!

En la mañana del Domingo de Pascua en la

parroquia de la Sagrada Eucaristía en Cherry Hill, hablé sobre el ejemplo de María Magdalena, la Apóstol de los Apóstoles. Cuando se enfrentó con la tumba vacía, fue con prisa a los Apóstoles, o sea a la Iglesia. Su papel como anunciadora del Señor Resucitado es el papel de cada Cristiano. María Magdalena es digna de nuestra imitación. Que Cristo vive es el fundamento de nuestra fe. Él nos llama lejos y fuera de las tinieblas del mundo. Él nos saca de lo que puede enterrarnos. Esa congregación del Domingo de Pascua, sin importar su nivel de fe o participación en la vida de la iglesia, oró y cantó con gran entusiasmo al Señor de la Vida, cuya Resurrección de los muertos nos da esperanza.

Después de una semana y un día en seis

parroquias, estoy convencido de que la fortaleza de nuestra diócesis está en cada parroquia. Fue esta convicción la que alentó mi decisión de que nuestra Campaña diocesana, Católicos Fuertes, se enfocaría principalmente en hacer que cada parroquia sea más fuerte en sus ministerios. La parroquia es donde se experimenta la iglesia y donde está presente. Su futuro está en nuestras manos. Su futuro depende de nosotros. Se nos ha dado una herencia acumulada desde la fundación de la diócesis hace más de 80 años. Ha llegado el momento de que cada parroquia sea fortalecida en sus ministerios educativo, pastoral, litúrgico y administrativo para servir a las generaciones presentes y futuras.

Lo que vi en la Semana Santa de 2018 ha solidificado mi convicción de que Católicos Fuertes es muy necesario y que debe ser exitoso. La vitalidad

presente y el futuro de la vida parroquial dependen de nuestra reconstrucción y fortalecimiento de

nuestros ministerios. Sí, nuestra Iglesia está viva. Ahora tenemos que fortalecer esa vida, lo que podemos hacer y lo que haremos.

Categories: Español/Spanish