‘Dios amó tanto al mundo, que le dio a su Hijo Único’

0
180

Un ángel formó parte del concierto de “La alegría de la Navidad” del Jubilate Deo Coral y Orquesta en el Centro Kimmel en Filadelfia, el 13 de diciembre.

El viernes 13 de diciembre asistí al Concierto de La Alegría de la Navidad 2019 de Jubilate Deo Coral y Orquesta en el Centro Kimmel en Filadelfia. Monseñor Louis Marucci, párroco de San Andrés Apóstol, Gibbsboro y Decano del Decanato 2 es el Director Ejecutivo de Jubilate Deo.

Fue una tarde de gloriosa música coral e instrumental acompañada de la lectura de pasajes apropiados de la Escritura; un comentario introspectivo y una exquisita representación viva de la historia de la Navidad. Se cantaron villancicos familiares, así como piezas musicales clásicas serias como Handel y Schubert.

No hay nada como los canticos de la temporada para ponerse en ambiente para Navidad. La música recuerda la historia de las circunstancias que rodearon el nacimiento del Señor según la carne. “Les traigo noticias de gran alegría, hoy ha nacido para ustedes un Salvador” (Lucas 2: 10-11).

Entre la música interpretada esa noche estaba TANTO AMÓ DIOS AL MUNDO por el compositor británico del siglo XIX, J. STAINER. Es un aria de su obra maestra LA CRUCIFIXIÓN. Me sorprendió cuando lo vi en el programa porque TANTO AMÓ DIOS AL MUNDO es una música generalmente asociada con la Semana Santa, especialmente el Viernes Santo.

Las palabras, TANTO AMÓ DIOS AL MUNDO, están tomadas del Evangelio de San Juan, capítulo 3; son parte de una conversación entre Nicodemo, un miembro del Sanedrín, y Jesús. El versículo 16 es extremadamente popular: “Dios amo tanto al mundo, que le dio a su Hijo Único.” (Juan 3:16). El coro inquietante y la dulce orquestación enfatizaron la verdad que este versículo de las Escrituras enseña. En Navidad celebramos y recordamos a Jesús, quien es el regalo del amor de Dios por nosotros.

Aunque no somos dignos de tal amor; El Hijo de Dios encarnado fue dado libremente de la grandeza de la voluntad de Dios para salvarnos y no abandonar a la raza humana a las consecuencias del pecado de Adán y Eva. Jesús fue dado porque lo necesitamos; dado por Dios de una manera que podemos entender fácilmente. Dado como uno de nosotros, un ser humano, un niño pequeño. A medida que el coro repitió el estribillo y la música inquietante que crecía gradualmente, el poderoso mensaje de la Palabra de Dios se hizo claro: Dios nos dio a Jesús para ser nuestro Salvador por el inmenso amor de Dios por nosotros. Incluso en Navidad lo levantamos alto en la cruz. Jesús nos salvó por su muerte en la Cruz. Cris-to nació para morir.

El REGALO de Dios de Jesús trae la Luz, Paz y Alegría que tanto necesita el mundo y nosotros. La Navidad se trata de recibir el REGALO divino del Salvador. Dios nos amó tanto que Dios eligió enviarnos al Salvador que es Cristo el Señor. Él cargó con nuestras penas; incluso pasó por nuestra muerte. Necesitamos que Él nos traiga a la gloria eterna donde los ángeles cantan las alabanzas de Dios.

Hay una conexión entre el nacimiento de Cristo en Belén y su pasión y muerte en Jerusalén. La inclusión de la música de J. Stainer en el concierto el Jubileo de la Alegría de la Navidad hizo obvia esa verdad. Es la verdad de la Buena Nueva de Navidad. Jesús nace para ser el Salvador.

Que las bendiciones de Dios estén con ustedes, su familia, sus seres queridos. Que todos los que sufren, los que lloran o los que están solos, encuentren consuelo. Que nuestros amados difuntos estén a salvo y que nos ayuden con sus oraciones para las alegrías del Cielo. Que los líderes de nuestro país y del mundo trabajen por la paz y la justicia y promuevan el bienestar de todos.

Agradezco a los fieles de nuestra diócesis por su constante apoyo y, sobre todo, por su ejemplo de vida de fe. Este año ha sido excepcionalmente difícil para los Católicos. Sin embargo, nuestra fe nos lleva a través de los desafíos y la oscuridad. Nuestro amor por la iglesia sigue siendo fuerte a pesar de las tragedias causadas por algunos pocos de sus ministros pecadores.

En Navidad celebramos este misterio central de nuestra fe — Dios nos amó tanto que dio a su Hijo Único. Extendamos este don del amor de Dios hacia todos, especialmente a los pobres, los afligidos y los que han perdido la fe.

Con agradecimiento los recordaré en mis oraciones y en la Misa en esta temporada navideña y les deseo muchas bendiciones en el Año Nuevo 2020.