iRace4Vocations fue un día para alabar a Dios y rezar por las vocaciones

iRace4Vocations fue un día para alabar a Dios y rezar por las vocaciones

El domingo, 22 de abril, casi mil personas de todas partes de la diócesis se reunieron en Washington Lake Park para nuestra carrera anual diocesana iRace4Vocations. Este evento se celebra cada año en la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones con su enfoque en las vocaciones a la vida consagrada y al sacerdocio ordenado. Este evento atrae a muchos jóvenes, familias y personas de todas las edades para una tarde de diversión al aire libre. Hay una carrera de 5 km con premios para los corredores; una caminata pausada para los que no corren; mucha comida gratis; música animada proporcionada por un sacerdote disc jockey; baile en línea; payasos; juegos; y pintura de caras para los más pequeños, todo en un hermoso parque.

Es una oportunidad muy necesaria para transmitir el mensaje sobre las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada que son necesarias para la vida y el trabajo de la iglesia. Nuestros seminaristas diocesanos están allí, así como muchas de las religiosas que ministran en nuestra diócesis. El evento comenzó con la Misa del cuarto domingo de Pascua, también conocido como Domingo del Buen Pastor. La música litúrgica contemporánea fue proporcionada por Messenger. Los fieles que alaban a Dios y oran por las Vocaciones: de eso se trata iRace, la vida consagrada y el sacerdocio ordenado.

Lo que sigue son extractos de la homilía que prediqué:

Hoy en el Domingo del Buen Pastor, escuchamos a Jesús en el Evangelio decir: “Yo conozco las mías”. Él nos conoce y nos ama profundamente, tan profundamente que agrega: “Doy mi vida por mis ovejas”. “Yo soy el Buen Pastor”. “Esta imagen del Pastor nos dice mucho acerca de cómo Jesucristo se relaciona con nosotros. Él nos conoce por nombre, personal e íntimamente, y nos ama profundamente, tanto que dio su vida por nosotros. “Doy mi vida por mis ovejas”. No solo arriesgo mi vida sino que doy mi vida por ellas. Estoy tan unido, conectado con ellas incluso hasta la muerte. Esta imagen del Buen Pastor habla con tanta fuerza sobre el amor que Dios tiene por cada uno de nosotros.

Hoy es el Día Mundial de Oración por las Vocaciones. Un día dedicado a orar por las vocaciones a la vida consagrada y al sacerdocio. Estas vocaciones son necesarias para la Iglesia. Recordamos la necesidad de la Iglesia por más hombres y mujeres que se entreguen a la vocación de pastorear al pueblo de Dios. Animo a nuestros jóvenes a considerar las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Tal vez eres llamado por Dios y solo necesitas que alguien te diga que escuches su voz.

En octubre de este año, nuestro Santo Padre Papa Francisco convocará un Sínodo, que es una reunión de representantes de la Iglesia Católica de todo el mundo. El tema del Sínodo es “Juventud, Fe y Discernimiento Vocacional”, y durante el Sínodo, entre los temas a considerar estarán las vocaciones al Sacerdocio y a la Vida Religiosa, a lo que yo llamo vocaciones de pastoreo. En el Domingo del Buen Pastor nos enfocamos precisamente en estas dos vocaciones pastorales. Sí, hay otras vocaciones de pastoreo, como ser padre o una persona soltera que sirve a los demás de alguna manera. Todos nosotros somos llamados a través del Bautismo para seguir al Buen Pastor. Todas las vocaciones fluyen del llamado Bautismal. Los llamados al sacerdocio y a la vida consagrada son llamados a un mayor servicio a la Iglesia y al mundo.

El profeta Ezequiel habla de Dios como pastor cuando escribe: “Yo mismo pastorearé las ovejas”. Yo les daré descanso. Al perdido lo traeré de vuelta. Los heridos los curaré y los enfermos los sanaré”. El montañoso campo de Judea con sus rocas, riscos, grietas y muchos lobos y ladrones requería que un pastor tuviera que dedicarse por completo al cuidado de las ovejas. Un pastor debe dedicarse al cuidado del rebaño de ovejas y a cada oveja individualmente. Las ovejas dependen totalmente del pastor para su bienestar. El profeta ve en esa relación una imagen de cómo Dios está relacionado con nosotros.

Somos el rebaño del Señor y de entre nosotros deben surgir las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa. Necesitamos mujeres y hombres para ser los pastores de nuestro rebaño. Este rebaño de Dios en los seis condados del sur de Nueva Jersey. Necesitamos alentar esto. Necesitamos rezar por esto. En nuestra diócesis tenemos maravillosos ejemplos de pastores, como la Hermana Bianca Camilleri, FMIJ, quien está celebrando 60 años de vida religiosa. ¡60 AÑOS! ¡Un jubileo de diamante! ¡Qué compromiso! ¡Qué dedicación! ¡Qué sacrificio! ¡Qué felicidad! Como religiosa consagrada, la Hermana ha pastoreado en Italia, Egipto y aquí en nuestra diócesis como educadora. La iglesia necesita muchos más como ella, y si hay alguna joven que alguna vez haya tenido un solo pensamiento, incluso un pensamiento fugaz sobre ser una Hermana religiosa, te exhorto a que hables con una Hermana.

Lo mismo para cualquier hombre joven. Te pido que hables con un sacerdote. Si no estás seguro de hablar con un sacerdote, habla con uno de nuestros seminaristas y él te contará cómo fue en su vida el momento que lo llevó a ingresar al seminario. Los seminaristas son unos de los jóvenes más valientes que conozco. Se necesita mucho valor para seguir y comprobar una vocación al sacerdocio. Mucho valor.

Tenemos maravillosos sacerdotes en nuestra diócesis. Sacerdotes cuyos ministerios han construido y continúan construyendo esta iglesia local en el sur de Nueva Jersey. Hable con ellos. Escuche mientras le cuentan sobre sus ministerios sacerdotales. Sobre cómo ellos, como pastores, acompañan a sus feligreses.

Oremos para que el Señor nos envíe a hombres y mujeres jóvenes que estén dispuestos a dar sus vidas. El sacerdocio y la vida consagrada son vidas de profunda satisfacción y realización humana y vidas de gran felicidad y alegrías. Que nuestra Iglesia en Camden sea bendecida con jóvenes que deseen ser buenos pastores.

Categories: Español/Spanish