El elemento español en la historia de nuestro país

0
130

Numerosas ciudades de los Estados Unidos ofrecen una narrativa de contrapeso a un cuento históricamente dudoso de la expansión exclusiva de los anglófonos al Nuevo Mundo. Los lugares que se extienden desde San Antonio y El Paso a través de Santa Fe, Las Cruces, Pueblo, San Diego, Los Ángeles y el norte hasta Sacramento, Santa Clara, San José y San Francisco dejan en claro que la herencia de habla hispana de nuestra nación no es una “adición posterior” a la visión de los padres fundadores de una extensión de la sociedad del norte de Europa en costas previamente inexploradas, una suposición que también silencia la historia auténtica de las poblaciones indígenas que vivieron aquí durante milenios antes de las olas de las conquistas del Atlántico Norte. Cualquier idea de que Dios llegó a este continente en las bodegas de los barcos de peregrinación a Jamestown y Nueva Amsterdam durante la Era de la Exploración es teológicamente sospechosa. Alerta — lo divino ya estaba presente y activo durante innumerables eones en esta tierra antes de que aparecieran los europeos del norte.

Pero también está claro que el elemento español en la historia de nuestro país, aunque en sí mismo una realidad compleja arraigada tanto en la conquista como en la difusión evangélica del evangelio, en la avariciosa sed de oro y la integración de los exiliados que huían, es sin duda una tessera legítima, vibrante y duradera en nuestro colorido mosaico nacional.

Mi esposa y yo tuvimos la suerte de explorar el sur de la Florida juntos durante unas semanas el mes pasado, recibimos un obsequio notablemente amable al pasar un tiempo en la propiedad de un amigo (¡y ávido lector del Star Herald!) en la isla Sanibel, y luego pasamos a Miami y las Keys.

Al igual que esos lugares del suroeste y de California, la Florida española (el nombre en sí no es inglés) desempeñó un papel fundamental en los contornos de la experiencia diversa de las Américas (también una palabra de raíz no inglesa).

Desde la conexión de la isla con Santa Isabel, la hija del Rey de Aragón y nieta del Rey Catalán Jaume el Conqueridor, hasta la desbordante Misa española en la parroquia Jesús Obrero, una misión originalmente fundada para servir a la bulliciosa comunidad puertorriqueña de la zona, nos conectamos con la herencia ibérica y caribeña que forma parte de la cultura del sur de la Florida.

En Miami, visitamos el “restaurante cubano más famoso del mundo”, Versalles en Little Havana, que ha servido como el centro de la comunidad cubana en los Estados Unidos durante décadas, y escuchamos la rumba en vivo con nuestros “padrinos de lazo” de nuestra boda argentinos y cubanos. “. En Key West, leímos sobre la historia de los nativos americanos Siboney que eran indígenas de las islas del Caribe, y bromeamos con el párroco local español sobre dónde encontrar paella y sangría en la calle Duval en domingo.  

Como Natalia Imperator-Lee argumenta tan elocuentemente, “decir la verdad sobre la presencia continua de católicos hispanos no inmigrantes en los Estados Unidos continentales contrarresta la narrativa del ‘catolicismo americano’, con solo raíces del norte de Europa (y de piel blanca), o un catolicismo que está ’emergiendo’ como una realidad hispana solo debido a la reciente migración de personas en lugar de la absorción de muchos católicos hispanos en los Estados Unidos durante la expansión hacia el oeste de la nación … Con demasiada frecuencia, especialmente en el noreste de los Estados Unidos, las interpretaciones culturales del catolicismo están equivocadas para ortodoxias y ortopraxis. Solo cuando confrontamos entendimientos culturales y contextos diferentes de nuestra realidad habitual es nuestra propia comprensión parcial de la realidad puesta en primer plano… [Al pensar en estas líneas], contamos una historia más verdadera sobre la iglesia”. Y, podría agregar, sobre nuestra(s) patria(s).

Para ser más claro, estas semanas continuaron recordándome que tanto para los estadounidenses contemporáneos como para los católicos creyentes, los hispanohablantes y sus patrimonios culturales son “no ellos, sino nosotros”.

Originalmente de Collingswood, Michael M. Canaris, Ph.D., profesor en la Universidad Loyola en Chicago.