El Llamado para las Misiones Católicas

0
110

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

La Iglesia tiene grandes necesidades en todo el mundo y, en los Estados Unidos, no somos la excepción. Muchas diócesis, aquí en casa, enfrentan desafíos debido a la escasez de sacerdotes, la falta de fondos, por estar geográficamente distantes o por tener parroquias pobres. El Llamado para las Misiones Católicas responde a estas necesidades y otorga donaciones a proyectos que fortalecen la fe de la gente. El cuarenta y dos por ciento de todas las diócesis en los Estados Unidos recibe apoyo financiero del Llamado para las Misiones Católicas para la evangelización, la catequesis, la formación en el ministerio, y para otras áreas de formación en la fe. Al apoyar a esta colecta, ustedes ayudarán a sus vecinos aquí en los Estados Unidos y fortalecerán la Iglesia en casa.

En el Océano Pacífico, entre Guam y Hawái, se encuentran las Islas Marshall, una colección de atolones y de islas que cubre un área de 500,000 millas cuadradas. Dada la gran distancia que existe entre estas islas, los viajes se hacen difíciles y la comunicación no es fiable. Las propias islas no cuentan con sacerdotes locales y solo una de ellas tiene un diácono permanente y una hermana religiosa; así que las Misioneras del Sagrado Corazón se ocupan de las necesidades pastorales y sacramentales en estas islas. Más aun, mucha gente se muda a los Estados Unidos después de terminar la secundaria, lo que hace difícil que la Iglesia Católica allí encuentre a hombres interesados en ingresar al sacerdocio. ¡A pesar de la poca probabilidab, las Islas Marshall recibieron a un seminarista con gran júbilo en el 2014! Gracias a una donación de las Misiones Católicas, les fue posible enviar al seminarista a estudiar en un seminario. Por sus estudios, él es testimonio y ejemplo para otros jóvenes de estas islas.

Además, debido a que no todas las islas cuentan con un sacerdote residente, la Iglesia en las Islas Marshall confía en que los líderes de la oración dirijan la liturgia dominical con la lectura de las Escrituras y la reflexión, así como la distribución de la Comunión. A estos líderes de la oración se les exige que asistan anualmente a una capacitación y a un retiro y todos los nuevos líderes son guiados por líderes de la oración con experiencia. Gracias a una donación de las Misiones Católicas, las Islas Marshall pudieron ofrecer nuevamente esta capacitación e invitar a los mismos presentadores que estuvieron el año anterior, brindando así continuidad y familiaridad. En la ceremonia de clausura, muchos de los participantes no pudieron contener sus sentimientos de alegría y aprecio.

Las diócesis misioneras con frecuencia luchan contra el aislamiento y la falta de preparación de líderes pastorales y laicos. Con su apoyo, el Llamado para las Misiones Católicas puede continuar ofreciendo catequesis, capacitación para los líderes laicos, fondos para la educación de seminaristas y otros programas pastorales esenciales en las diócesis misioneras. Por favor, contribuyan generosamente al Llamado para las Misiones Católicas y ayuden a fortalecer la Iglesia en casa. Su apoyo realmente hará la diferencia. Muchas gracias y que Dios les bendiga.

Sinceramente suyo en Cristo,

            Obispo Dennis Sullivan

            Obispo de Camden