Oren por mí y por mis hermanos obispos

Oren por mí y por mis hermanos obispos

Queridas hermanas y hermanos:

La próxima semana estaré en Baltimore desde el domingo 11 de noviembre hasta el jueves 13 de noviembre para la Asamblea General de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB). Anualmente, los obispos se reúnen en noviembre para dirigir los asuntos de la Conferencia Católica.

Este año, casi la mayor parte de la agenda de la Asamblea General, estará dedicada al fracaso del liderazgo de algunos obispos en el manejo de la crisis de abuso sexual que ha impactado a nuestra Iglesia durante demasiado tiempo. El primer día de la reunión, el lunes 12 de noviembre, los obispos pasarán en oración.

Si bien es cierto que desde 2002 la Iglesia ha hecho grandes avances en la lucha contra el horror del abuso sexual de menores, podemos hacerlo mejor, particularmente la forma en que los obispos manejan este crimen. Se deben tomar nuevas decisiones para rectificar esta dolorosa situación en nuestra Iglesia. Tanto los perpetradores como los correctores de abuso sexual deben ser castigados con justicia.

Les pido que oren por mí y por mis hermanos obispos para que el Espíritu Santo nos guíe durante la Asamblea General mientras lidiamos con los efectos causados por la crisis actual. Oremos para que seamos pastores santos que protejan y guíen a nuestras ovejas de todo daño. Oremos para que respondamos con valentía al claro llamado de nuestra gente para un liderazgo auténtico y transparente en esta área. Oremos por un derramamiento del Espíritu Santo sobre todos los obispos. Estaría muy agradecido por sus oraciones.

Los obispos han sido invitados a unirse en actos de penitencia, reparación y oración. El Comité Administrativo de la USCCB ha escrito: “Este es un momento de examen profundo de conciencia para cada obispo. No podemos contentarnos con que nuestra respuesta al ataque sexual dentro de la Iglesia haya sido suficiente”.

Me dedicaré a oraciones y sacrificios más intensos para expresar mi dolor personal por lo que algunos sacerdotes y obispos enfermos y pecaminosos han causado a sus víctimas y a la Iglesia. En su caridad, se necesitan oraciones para la curación de todas las víctimas que llevan consigo un dolor intenso y para siempre. Las víctimas de abuso clerical deben ser apoyadas por la Iglesia.

No podemos olvidar a nuestros buenos y fieles sacerdotes que están sufriendo como resultado de esta crisis. Han sido marcados por las acciones de sus hermanos pecaminosos y las inacciones de algunos obispos. Que nuestros sacerdotes conozcan el amor y el apoyo del pueblo de Dios y que puedan

pastorear al pueblo de Dios con fervor y santidad sacerdotal. Esta crisis pesa mucho en sus almas, mentes y corazones sacerdotales.

Tengan la seguridad de mis oraciones por ustedes. Sé que muchos de ustedes están desconcertados y molestos por esta crisis en curso. Yo también. Les aseguro que estoy comprometido con la acción y la responsabilidad para rectificar esta terrible situación.

Con gratitud por el ejemplo de su profunda fe y por su apoyo amoroso a nuestra Iglesia, y suplicando sus oraciones, quedo con ustedes,

Reverendísimo Dennis J. Sullivan

Obispo de Camden