La oración y la administración acercan una familia a Dios

0
54
El Padre Jon Thomas, párroco de la Parroquia Santa Mónica, Atlantic City, con Christian y Ximena Morales y sus dos hijos, Chris y Marie Elaine. Foto por Peter G. Sánchez

“El llamado a la administración” es una serie periódica de perfiles de individuos y familias en toda la diócesis de Camden que han mostrado una respuesta inspiradora al llamado a la administración cristiana resaltada en 1 Pedro 4:10, “Que cada uno ponga al servicio de los demás el carisma que ha recibido, y de este modo serán buenos administradores de los diversos dones de Dios”.

Cuando su hijo Christopher nació casi un mes prematuro, Christian (Chris) Morales dice que él y su esposa Ximena recurrieron a la oración como nunca antes lo habían hecho. Ambos habían sido criados en familias católicas sólidas en su tierra natal de Ecuador, pero para Chris especialmente, limitar su práctica de la fe a la misa dominical parecía haber sido suficiente hasta ese momento. Orar por su hijo recién nacido, Christopher, le dio una nueva perspectiva. “Comenzamos a sentir que necesitábamos nuestra fe. Esto me llevó a la oración”, dice.

Dos años después, llegó su hija Marie Elaine, que también llegó prematura, esta vez alrededor de las 28 o 29 semanas, casi 12 semanas antes. “Estábamos orando por ella todo el tiempo”, dice Chris, pero nos consoló la sensación de que “todo estaría bien”. Chris y Ximena confiaban en que “Dios estaba allí y que Él tenía el control”, incluso mientras esperaban para que su pequeña hija saliera de la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Hoy, Christopher y Marie Elaine tienen 15 y 13 años, y la mayoría de los sábados por la tarde se les puede encontrar en la Parroquia de Santa Mónica en Atlantic City, ayudando a su madre con la reunión semanal de la Legión de María, en la que Ximena ha servido como presidente durante el año pasado.

Esta es una familia que ha hecho de la oración una prioridad.

El Padre Jon Thomas es el párroco de la parroquia de Santa Mónica, una parroquia de la ciudad que incluye tres iglesias, San Nicolás de Tolentino, San Miguel y Nuestra Señora Estrella del Mar, donde la familia Morales asiste con mayor frecuencia a la Misa en español a las 7 p.m. los sábados. Él ve a la familia Morales como grandes ejemplos de oración en acción. “No son tímidos, pero son contemplativos”, dice el Padre Thomas. “Tienen un espíritu de discernimiento y tienen cuidado al decidir dónde participar”.

Durante años, Ximena trabajó sigi-losamente como parte de una devoción parroquial a Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de las Américas. Ximena y otros miembros de Santa Mónica visitaron hogares de la parroquia con una réplica de la imagen milagrosa dejada por la Virgen María en la tilma, o capa, de San Juan Diego en 1531. Es la imagen la que se conoce en todo el mundo, pero especialmente en América Latina, como recordatorio de la intercesión de la Santísima Virgen por la conversión de las Américas. Visitando de casa en casa, los miembros de este grupo guiaban a las familias a rezar el rosario. Con el tiempo, el pequeño ministerio se convirtió en un nuevo capítulo p-rroquial de la Legión de María, haciéndose oficial hace aproximadamente un año.

Para Chris y Ximena, la participación en el V Encuentro fue otra oportunidad para escuchar el llamado de Dios.

El V Encuentro se organizó como una serie de encuentros, o reuniones, que tuvieron lugar en el transcurso de cuatro años, comenzando a nivel

parroquial, pasando a niveles diocesanos y regionales, y finalmente culminaron en una reunión nacional de más de 3,000 personas que tomó lugar en Grapevine, Texas, en septiembre de 2018. Los encuentros tuvieron lugar en parroquias de todos los EE. UU., ofreciendo una oportunidad para que los párrocos y obispos realmente escucharan lo que sus comunidades, especialmente sus comunidades Latinas, tenían que decir sobre las necesidades de las personas dentro la Iglesia. Dos de las áreas claves del enfoque de trabajo fueron cómo evitar que las personas abandonen la fe y qué se puede hacer para abordar mejor sus necesidades y preocupaciones reales.

Como explica Chris, las reuniones y conferencias que comprendieron el V Encuentro se inspiraron en la exhortación apostólica del Papa Francisco, La Alegría de Evangelio. “La idea”, dice Chris, “es que tenemos que salir al mundo para encontrar a los pobres, los marginados, las personas que se sienten olvidadas e invitar a esas personas a regresar. Eso también incluye a los ancianos y a los jóvenes “, agrega, “el Papa Francisco enfatiza que estamos llamados a demostrar que ‘todavía nos preocupamos por ellos’”.

El impacto del V Encuentro fue profundo para la familia Morales. Confirmó el trabajo de Ximena con la Legión de María, y ahora es presidente en su presidio local en Santa Mónica. Y Chris se dio cuenta de que Dios lo estaba llamando a participar activamente en el ministerio de la prisión. “Nunca hubiera hecho esto antes del V Encuentro”, dice.

Los adolescentes Christopher y Marie Elaine también participan activamente en la parroquia, tanto como monaguillos y como participantes en Corazón a Corazón, una Hora Santa mensual y un evento social para jóvenes ofrecido por las Hermanas Franciscanas de la Renovación en San Miguel. La familia también participa en el programa de distribución de alimentos de la parroquia.

El espíritu de dar para la familia Morales surge de la comprensión de que Dios quiere más de ellos, no simplemente presentarse durante una hora el domingo. Chris dice: “Nunca planeé ir a una prisión a evangelizar”. Pero recuerda haberle dicho a Dios: “Lo que quieras que haga, házmelo saber”. Semanalmente, los miembros del ministerio se reúnen con hombres en la prisión del condado de Atlantic para compartir la lectura del Evangelio de la Misa del domingo anterior, y hacer una reflexión con los prisioneros. Lo que ven en la prisión son personas que necesitan esperanza y que aún pueden sentir el amor de Dios.

Chris describe que los prisioneros han pasado de la desesperación a un renovado sentido de alegría. Él dice: “Tratamos de compartir que, si pedimos perdón y realmente queremos cambiar, podremos ser… hombres nuevos”.

Para la familia Morales, la administración consiste en darse cuenta de que dar a su comunidad es parte del llamado del Evangelio.

Chris dice que todo se reduce al verso del Evangelio de Lucas que nos dice: “Hay mucho trabajo, pero pocos trabajadores”.

La misión de la Oficina de Administración es ayudar a los discípulos de Cristo que viven en la Diócesis de Camden a vivir la caridad Cristiana de una manera sacrificial para que “podamos entender la gracia que proviene de restituir de nuestras bendiciones para que en todas las cosas Dios pueda ser glorificado”. Para obtener más información, comuníquese con el Diácono Russell Davis al 856-583-6102.