Mis deseos y oraciones para un feliz Día de Acción de Gracias

0
65

En la mañana de Acción de Gracias, los obispos de Nueva Jersey y Pensilvania se reunirán con nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, lo cual será el punto culminante de nuestra peregrinación Ad Limina a Roma. Le llevaré al Santo Padre los saludos, oraciones y fidelidad de los fieles de nuestra diócesis. Por la tarde en el Colegio Norteamericano, yo y el Padre Robert Hughes, nuestro Vicario General junto con el Padre Michael Romano, mi anterior sacerdote secretario, actualmente asignado a la facultad del Colegio Norteamericano y nuestros seminaristas de Camden que estudian en Roma, el Reverendo Sr. Peter Gallagher, que será ordenado sacerdote el próximo junio, y Paul Abbruscatto, estudiante de tercero de teología, disfrutaremos de una comida tradicional de pavo con todo lo que conlleva. Si bien extrañaremos reunirnos con nuestras familias, somos hermanos en Cristo que pertenecemos a la familia de la iglesia de Camden. La Misa del Día de Acción de Gracias será más tarde, en la que rezaré en acción de gracias por los fieles de nuestra diócesis que aman y apoyan a nuestra iglesia y por las bendiciones de Dios en nuestra nación, particularmente pidiendo al Señor que mantenga a salvo a los miembros de nuestra diócesis que sirven al país en uniforme.

Tenemos mucho que agradecer como nación, como iglesia y como familia. Como nación, estamos agradecidos por las libertades que nos garantiza nuestra Constitución; como iglesia, estamos agradecidos por nuestros sacerdotes, mujeres y hombres religiosos consagrados y por los que trabajan tan generosamente en nuestras parroquias, escuelas e instituciones de caridad. Como familia estamos agradecidos por el amor de cada miembro.

Recientemente leí esta definición de gratitud — “un sentimiento de reve-rencia por lo que es dado”. Esa palabra “reverencia” me recuerda a Dios a quien mostramos, tenemos y damos “reverencia”. En otras palabras, gratitud, ser agradecido o dar gracias, tiene algo que ver con Dios. En realidad, los orígenes basados en la fe de nuestro día festivo de Acción de Gracias tuvieron mucho que ver con Dios. Desafortunadamente, con frecuencia en nuestro tiempo, Dios no se menciona en referencia a la fiesta nacional de Acción de Gracias. Se trata de la comida, el pavo, el fútbol, viajar y prepararse para el Viernes Negro.

Es bueno recordar que el Día de Acción de Gracias se ha reservado en nuestro calendario nacional como un día para dar gracias a Dios. Sus orígenes se remontan a un pueblo religioso, los Peregrinos, que agradecieron a los Nativos Americanos por ayudarlos mientras se adaptaban a su nueva tierra. Como pueblo Cristiano, dar Gracias a Dios y al prójimo era algo natural para ellos.

El místico sacerdote dominico holandés del siglo XVII, Meister Eckhart, escribió: “Si la única oración que dijeras fuera gracias, eso sería suficiente”. Tal vez, este año en tu comida de Acción de Gracias, podrías alentar a cada uno en tu mesa a que eleve su oración personal de gratitud a Dios. En cuanto a expresar gratitud al prójimo, estoy tan inspirado por la abrumadora generosidad de nuestra gente que en esta época del año prepara donaciones de alimentos para los que necesitan ayuda. ¡De nuestras parroquias y escuelas hay una respuesta caritativa tan generosa en nombre de los menos afortunados que con frecuencia son mujeres y niños!

Mis deseos y oraciones para un feliz Día de Acción de Gracias. Den Gracias a Dios. Disfruten de esta gran fiesta estadounidense. Sé que yo lo haré durante mi peregrinación en Roma. Que las bendiciones de Dios estén con cada uno de ustedes y sus seres queridos.