Por favor apoyen la colecta del Domingo Mundial de las Misiones

0
329



Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Este año, el 20 de octubre, se celebra un Domingo Mundial de las Misiones muy especial, nuestra celebración Eucarística anual y mundial de nuestro llamado compartido a la misión. Se lleva a cabo durante un Mes Misionero Extraordinario, convocado por el Papa Francisco en honor al centenario de la Carta Apostólica Maximo Illud del Papa Benedicto XV, que enfatizó el llamado misionero a proclamar el Evangelio.

Durante este mes de octubre, el Papa Francisco nos invita, a todos los cristianos bautizados, a un encuentro personal con Jesucristo a través de la oración, la meditación en la Palabra de Dios y la peregrinación. Nos movemos más allá de la típica “visión heroica” de los misioneros y reforzamos la relación transformadora entre la fe y el mundo al que todos estamos llamados. El Papa Francisco nos recuerda que todos somos “bautizados y enviados”; todos somos la “Iglesia de Cristo en Misión en el Mundo.”

Los invito a todos en esta diócesis a aprovechar esta oportunidad para revitalizar nuestro ardor, pasión y celo por la fe con corazones misioneros amorosos. Podemos responder a nuestro llamado misionero a través de la caridad, dando generosamente en la colecta para la Sociedad para la Propagación de la Fe en el Domingo Mundial de las Misiones. Sus dones apoyan y sostienen a sacerdotes, religiosos y líderes pastorales laicos en más de 1,100 diócesis misioneras en Asia, África, las Islas del Pacífico y partes de América Latina y Europa mientras proclaman el Evangelio, construyen la Iglesia y sirven a Ios pobres.

Y, podemos responder a este llamado a través del reflejo del amoroso testimonio ejemplificado por grandes misioneros, como la martirizada Hermana Dorothy Stang, SNDdeN, un modelo para el testimonio misionero de nuestra fe y el Evangelio, y una apasionada defensora del cuidado de nuestra casa común y alcance a las comunidades indígenas.

A medida que agradezco su continuo comprorniso con la misión, comparto mi gratitud personal por su generosa respuesta en este día, y durante todo el Mes Misionero Extraordinario, en la medida que les sea posible. Unamos

nuestros corazones en la oración de nuestro Santo Padre por este momento especial para las Misiones: “Qué el amor por la Misión de la Iglesia, que es una pasión por Jesús y una pasión por Su pueblo, ‘!crezca cada vez más fuerte!’”                                                

Sincerarnente en Cristo,

Reverendísimo Dennis J. Sullivan, D.D.

Obispo de Camden