Familia Latina Teme Deportación

0
77

prayervigilelizabethnj-webVigilia de oración en el Centro de Detención de Elizabeth

BRIDGETON – Nacido en Tamaulipas, México, Oscar Campos cruzó la frontera ilegalmente a Tejas en 1989 y finalmente se dirigió a Bridgeton. Sus primeros años vivió con el temor de la violencia provocada por los cárteles de la droga.
“Del pueblo que yo soy es tan peligroso que ni siquiera se puede poseer una casa, un negocio o un coche nuevo sin ser extorsionados por los cárteles de la droga”, dijo Campos, quien añadió: “Ellos controlan todo.” De acuerdo a Campos, si usted se niega a pagar una cierta cantidad de dinero, los miembros de la familia pueden ser secuestrados o asesinados.
“Mis padres estaban luchando. Apenas podían comprar alimentos, pagar por gastos médicos, ó pagar por la educación mía y de mis hermanos”, dijo Campos. “Vivir en los Estados Unidos era mi única esperanza.”
Campos es miembro de la Parroquia de la Santa Cruz en Bridgeton – donde se casó con su esposa Humberta hace 23 años. Él alcanzó el sueño americano de comprar su propia casa y ser dueño de su propio negocio. Sus dos hijos y su hija son todos ciudadanos estadounidenses, nacidos y criados en este país. Él asiste a misa todos los domingos. El obtuvo su GED en 1999 y dedica su vida al trabajo y su familia.
En 1997 Humberta obtuvo un permiso de trabajo de inmigración y empezó a trabajar legalmente. Más tarde aplicó a inmigración para obtener la residencia, pero se le negó. Ella apeló el caso y fue negada una vez más. Hasta el día de hoy ella todavía tiene un caso abierto con inmigración. Humberta se ha estado reportando a las oficinas de inmigración por tres años.
“Yo vivo desesperada por la probabilidad de mi deportación”, dijo Humberta. “El gobierno está tratando de separarme de mis hijos y no puedo estar un minuto sin ellos.”
En la mañana del 3 de Diciembre del 2013, Oscar Campos condujo a Humberta para una visita rutinaria con las autoridades de inmigración. De repente, mientras que Oscar esperaba por su esposa en el estacionamiento, una camioneta con vidrios polarizados se detuvo detrás de él.
“Yo estaba atemorizado cuando agentes federales se acercaron a mí, me arrestaron y me llevaron a la cárcel en Elizabeth, Nueva Jersey”, dijo Oscar con los ojos llenos de lágrimas, y añadió: “Yo sé que soy indocumentado, pero no soy un criminal. Yo soy un padre de tres hijos y un esposo”.
Humberta acudió a su fe. Rezó el rosario. Ella se reunió con monjas y clérigos para consejo, lo que la llevó a tener una vigilia de oración por su esposo. Reunió a su familia y los partidarios para tener la vigilia de oración y una pequeña agrupación frente al Centro de Detención de Elizabeth, en diciembre de 2013. Al ella rezar la oración del Padre Nuestro, aguantaba un cartel con el mensaje “Actúa ahora- Para detener las separación de las familias.”
Erwing Campos, de 11 años, llevaba un cartel con el mensaje “Santa Claus. No quiero regalos. Quiero a mi papá! ”
Janet Campos, 18, levantó un cartel con el mensaje “Queremos que nuestro padre sea libre”.
Oscar Campos Jr., 20, tenía un cartel con el mensaje “Los que reconstruyen nuestras ciudades no deben temer ser deportados.”
Los miembros del clero solicitaron una petición para Oscar Campos y llamaron la atención de la prensa. Después de muchas peticiones a los congresistas, incluyendo visitas y oraciones en Washington, DC, el 23 de Diciembre del 2013, Oscar recibió un regalo adelantado de Navidad – él fue liberado del Elizabeth Detention Contract Facility, donde fue recibido por su esposa y dos de sus tres hijos.
“Es un milagro que fuí liberado antes de Navidad! Yo le doy gracias a Dios, a mi familia, y al clero por todo su apoyo y oraciones “, dijo. “Dios ha respondido a nuestras oraciones!”
Sin embargo, la liberación de Oscar no garantiza la condición jurídica y la ciudadanía.
Derek DeCosmo, abogado que representa a Campos y vice- presidente del capítulo de Nueva Jersey de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración, presentó una solicitud a ICE solicitando una suspensión de la deportación. Según Campos, el caso sigue pendiente.

Para compartir sus historias favor de contactar a Latino News Correspondent: deaconasantos@gmail.com