La vida humana debe ser apreciada, protegida y defendida

0
89

Cada año, la Iglesia Católica en los Estados Unidos reserva el mes de octubre como el mes de RESPETO A LA VIDA. La vida humana debe ser apreciada, protegida y defendida. Este año el tema es CRISTO NUESTRA ESPERANZA EN CADA TEMPORADA. La esperanza nos ancla en Cristo que nos mantiene firmes. “Desde el momento en que estamos unidos en el vientre de nuestras madres hasta que respiramos por última vez, cada momento de nuestras vidas es un regalo de Dios” (prolife @ USCCB).

Lamentablemente, seguimos presenciando los ataques cada vez mayores contra la vida humana que tienen lugar en el vientre, en los lugares de oración, en las escuelas, en los hospitales, en los laboratorios de ciencias, en las ciudades, en las empresas, en los centros comerciales y en otros lugares. Nos bombardean las historias de violencia contra la vida humana. No debemos rendirnos ni desesperarnos, sino aferrarnos a CRISTO NUESTRA ESPERANZA EN CADA TEMPORADA. Él nos da fuerzas para perseverar a pesar de lo que sucede a nuestro alrededor.

Según la decisión de la Corte Suprema de 1973, Roe v Wade, la Constitución de los Estados Unidos garantiza el derecho de una mujer a abortar al niño en su vientre. Esta trágica interpretación errónea de nuestra Constitución nos ha sido impuesta por más de 40 años.

Hoy tenemos instrumentos que examinan el vientre de una madre. Una imagen vale más que mil pa-labras. Vemos a un niño que se mueve, crece, se desarrolla. No es una manzana, ni es un tumor que se ve en el vientre. Es una vida humana que puede ser violentamente arrancada de su entorno natural, incluso hasta el día antes de que abandone naturalmente el vientre y entre al mundo. Nuestros avances médicos sofisticados incluso realizan cirugías en bebés en el vientre.

Hace poco vi una película, PEANUT BUTTER FALCON (Halcón de Mantequilla de Maní). Se trata de dos amigos en un camino escapando de sus situaciones anteriores. Uno, Tyler, es un ladronzuelo que huye de aquellos a quienes había robado; el otro, Zak, es un joven con Síndrome de Down que escapa de una institución que controla todos los aspectos de su vida. Tyler alienta y apoya a Zak quien, por primera vez en su vida desafiante, está tomando decisiones por su cuenta y navegando su camino por el mundo. El niño con Síndrome de Down tiene una gran influencia en su amigo, lo que le hace enderezar su vida. Con frecuencia, cuando se descubre que un niño en el vientre tiene Síndrome de Down, se aconseja a los padres que aborten. ¿Cuántos de nosotros conocemos y amamos a las personas con Síndrome de Down que viven vidas amorosas y productivas?

El actor Zak Gottsagen, que interpreta el papel de Zak, tiene Síndrome de Down y es un actor reconocido.

En las últimas semanas, el daño corporal, las enfermedades graves y las muertes causadas por el vapeo han recibido mucha atención en todo el país. Sin embargo, las industrias de vapeo financieramente exitosas y poderosas niegan que su producto sea destructivo para la vida humana. Hay un movimiento en el gobierno para controlar e incluso eliminar el vapeo. Todo bien y bueno. Pero, no hay movimiento para proteger la vida humana inocente en el vientre de una madre.

Las armas inapropiadas continúan encontrándose en manos de personas con trastornos mentales. Esta nunca fue la intención de los redactores de la Constitución que aprobaron portar armas. Recuerdo que me enseñaron que este derecho era para la protección de los colonos contra los británicos. Niños en la escuela; personas en ceremonias en iglesias y sinagogas; compradores en centros comerciales han sido asesinados. Sus vidas inocentes tomadas por armas en posesión de quienes las usan para asesinar. La vida humana se ve amenazada mientras el poderoso lobby de armas y nuestros funcionarios electos no hacen nada para proteger la vida humana al respaldar el control razonable de armas.

En el estado de Nueva Jersey, en lugar de alentar a una persona enferma a aprovechar los cuidados paliativos y de hospicio, se permite el suicidio asistido por un médico. ¿Quién podría haber imaginado hace unos años, que un médico que había hecho el juramento hipocrático de comprometerse con el respeto absoluto de la vida humana y su santidad, para proteger y mantener la vida, participaría en el asesinato intencional de su paciente?

Recientemente, el Papa Francisco, hablando con una delegación de médicos italianos, dijo: “La medicina siempre debe servir al bien integral de la persona y nunca convertirse en una herramienta para hacer el mal. Podemos y debemos rechazar la tentación de incitar a un paciente en su deseo de morir brindando asistencia al suicidio que causa la muerte por eutanasia”. La muerte tanto como la vida es asunto de Dios y nadie debe interferir en ninguno de sus extremos.

Como iglesia debemos elevar nuestra voz profética y no permitir que se excluya mientras buscamos proteger la dignidad y la santidad de la vida humana. El Santo Padre Francisco nos ha recordado que “igualmente sagradas son las vidas de los pobres, los ya nacidos, los indigentes, los abandonados y los menos privilegiados, los enfermos vulnerables y los ancianos expuestos a la eutanasia encubierta, las víctimas de la trata de personas, las nuevas formas de esclavitud y toda forma de rechazo”. Estos también son víctimas de los ataques contra la vida humana.

La tendencia creciente en nuestro país de desprecio por la vida humana es aterradora. Tenemos que recurrir a CRISTO NUESTRA ESPERANZA EN CADA TEMPORADA mientras resistimos y luchamos con oración y con acción contra todo lo que destruye el don que Dios le dio a la vida humana.